¿Cómo aumentar la rentabilidad de una empresa? Pasos y recomendaciones

¿Te preguntas cómo aumentar la rentabilidad financiera de tu empresa?

Cuando tienes un negocio debes atravesar distintas etapas que van desde su consolidación hasta el crecimiento y la expansión. Sin embargo, hacerlo y mantenerlo rentable es una meta que nunca se pierde de vista, pues es la base a partir de la cual se consigue todo lo demás. Al fin y al cabo, una empresa con números rojos no podrá sostenerse por demasiado tiempo y mucho menos crecer.

Sea cual sea el punto en que te encuentres, veamos los pasos esenciales para incrementar la rentabilidad de tu negocio y algunas recomendaciones extra que te ayudarán a alcanzar este objetivo.

Cómo mejorar la rentabilidad de un negocio de forma efectiva

1.   Identificar

El primer paso es tener muy claro a dónde va cada euro. Para eso debes definir todos los gastos con el máximo detalle, desde la materia prima hasta sueldos, servicios, licencias, envíos y cualquier otro elemento que suponga una salida de dinero, bien sea fijo o variable. Este será tu punto de partida.

2.   Recortar

Después de tener una estructura de gastos definida, es momento de evaluar dónde puedes hacer recortes o ahorrar. Aquí debes tomarte tu tiempo, pues hay que estudiar el contexto que rodea a cada uno de los desembolsos. Por ejemplo, en el caso de los seguros de automóviles, de responsabilidad civil, etc. tu tarea será dar un vistazo a las opciones disponibles en el mercado y compararlas con la tuya. Si consigues una oferta más adecuada a tus necesidades y por un menor precio, puede ser momento de cambiar.

No consideres ningún gasto como inalterable, porque incluso el alquiler del local, las dietas o el presupuesto para eventos se pueden reducir con teletrabajo, reuniones virtuales y actos digitales, respectivamente.

Los gastos de personal han de mirarse con el máximo detalle. Estudiar cuáles son las personas que realmente aportan valor a la empresa es un factor clave. Es un proceso complejo y en el que intervienen factores como las emociones, que son difíciles de manejar, pero a menudo es imprescindible para el conjunto de la empresa, prescindir de las personas que aportan poco valor al conjunto y empoderar al resto. 

3.   Optimizar

Es momento de centrar la mirada sobre los procesos para asegurarte de estar haciéndolo todo de la forma más eficiente posible. Determina cuáles son las acciones imprescindibles y cuáles haces por costumbre, o porque funcionaron en el pasado, pero han dejado de aportar valor. A menudo realizamos acciones, reuniones, informes y trabajos que son poco útiles o aportan poca información y ningún cambio significativo.

4.   Enfocar

¿Conoces la regla del 80/20? Pues ha llegado la hora de aplicarla. Identifica cuáles son aquellos productos o servicios e incluso clientes que te generan mejores resultados o tienen más margen de ganancia y canaliza la mayor parte de tus esfuerzos ahí. En contraste, debes reducir o incluso eliminar esas ofertas que no son tan beneficiosas aportan menos a tu rentabilidad. A menudo podemos enfocarnos en ofertas o en clientes con un margen insuficiente. Debemos saber dónde obtenemos rentabilidad y poner nuestro enfoque en ello.

5.   Incrementar

En cualquier estrategia para mejorar la rentabilidad debe plantearse la idea de aumentar los márgenes. Para incrementarlos no siempre es necesario subir los precios. Se debe ser más eficiente, con unos costes lo más ajustados posibles. Sin embargo, esto no es algo que debas tomar a la ligera. Antes de hacerlo evalúa muy bien el mercado y asegúrate de mantenerte en un rango competitivo y que vaya acorde con el perfil de tu público. De igual forma, un aumento repentino y sin justificación tiende a causar rechazo, así que plantéalo de la mano de algún cambio que suponga un incremento del valor de tu oferta.

6.   Replantear

Muchas veces la baja rentabilidad -e incluso la falta de ella- no se debe a un asunto transitorio, sino a un fallo fundamental en el plan de negocios. Estructura de costes inapropiada, mercado saturado, pérdida de relevancia de tu producto o servicio o mala distribución de las inversiones, son solo algunas de las razones que pueden impedir obtener beneficios. Por eso, si los pasos que te he mencionado antes no parecen dar resultado, puede ser momento de replantear a fondo tu estrategia.

7.   Revisar

Si quieres que tu empresa sea más rentable es necesario que revises constantemente tu cuadro de mando y el cumplimiento de tus objetivos para asegurarte de que los resultados marchen conforme con lo esperado. En caso contrario, deberás volver a iniciar el proceso para detectar nuevas áreas de acción. Recuerda que tanto el mercado como los negocios están en constante cambio y lo que hoy funciona, mañana quizás no te sirva.

Cómo aumentar la rentabilidad de un negocio: algunas recomendaciones

Si buscas cómo mejorar la rentabilidad económica de tu empresa, además de la hoja de ruta que hemos visto, presta atención a estos consejos que siempre debes tener presentes. No solo incidirán en tu margen de beneficios, sino también en la salud global del negocio.

  • Invierte en tecnología: en un momento en que el entorno digital se ha convertido en una extensión de nuestras vidas, la tecnología siempre será tu amiga. Cada vez que puedas intégrala en tus procesos y actividades diarias, para así automatizar tareas y ahorrar tiempo y dinero.
  • Prioriza la atención al cliente: hoy en día las personas, más que productos, buscan experiencias. Por eso asegúrate de que quienes te compren tengan la mejor impresión de tu empresa, pues los negocios rentables van de la mano de clientes felices.
  • Fórmate y forma a tu equipo: que no hay mejor inversión que la hecha en conocimiento, y esto atañe tanto a ti como a las personas que trabajan contigo. La formación constante os ayudará a tomar mejores decisiones, lo que terminará por influir de forma positiva en tu rentabilidad.
  • Refuerza tus estrategias de marketing: recuerda que no importa lo bueno que seas si nadie te conoce, así que revisa, ajusta e intensifica tus acciones de marketing cada cierto tiempo. Dejar este aspecto de lado no solo afectará a tus números, sino también a tu posicionamiento y la relevancia que tienes para el público.
  • Presta atención al entorno: el contexto socioeconómico actual se mantiene en constante cambio y no existe una estrategia que sea efectiva todo el tiempo. Por esa razón, debes mantenerte alerta a las nuevas tendencias y adaptarte a ellas para poder seguir a flote.

Como has visto, definir cómo aumentar la rentabilidad de una empresa no es algo sencillo, ni se logra en un solo paso. Es necesario partir de una revisión a fondo para detectar aquellas áreas que pueden optimizarse, además de mantener acciones que no solo ayudan a los beneficios, sino al negocio en general.

Si te sientes un poco perdido en el proceso contáctame para programar una primera entrevista gratuita, evaluar tu situación y diseñar juntos un plan de acción.

Consultoria empresarial en Barcelona y Girona

Empieza ahora a definir el plan estratégico de tu empresa.

Apúntate a la Masterclass gratuita y descubre las 3 claves que te ayudarán a impulsar tu negocio.

Masterclass en vídeo + resumen en Pdf

Deja un comentario